3a legislatura: 1993-1996

Cambio de nombre y de funcionamiento de la Asociación

En la Asamblea General que votó a favor del nuevo equipo directivo se consensuaba también un cambio de nombre de la Asociación. En mayo de 1994 la entidad modificaba sus estatutos y pasaba a llamarse Asociación de Profesionales de la Danza de Cataluña (APdC), abriendo así sus puertas a todo el sector. En diciembre del mismo año se hacía oficial la presentación de la nueva Asociación «Por la danza en Cataluña».

La tercera legislatura se iniciaba con la previsión de una importante reestructuración interna. La Junta se convertía en el Consejo y cada uno de sus miembros lideraría una comisión de trabajo bajo el asesoramiento de un coordinador general. En la oficina se ampliaba el personal de uno a tres trabajadores.

Encuentro general en el antiguo Palacio de Agricultura

El 10 de abril de 1994 tuvo lugar una intensa jornada de trabajo en el antiguo Palacio de Agricultura donde se convocó a toda la profesión. De aquella fiesta surgieron varias comisiones que debían trabajar en diferentes ámbitos, pero, como en ocasiones anteriores, la participación de los socios fue disminuyendo con el paso de los meses y los grupos de trabajo se fueron desdibujando. Las comisiones creadas eran: situación laboral, prensa y comunicación, coreógrafos, bailarines, alumnos, revista, alternativos y salud.

Por otra parte, algunas de las comisiones más fuertes y paralelas, como la de Enseñanza o «Por la Danza en el Liceo» vieron dificultada su continuidad por falta de consenso del sector.

DID 1994 y «Para la danza en el Liceo»

Las acciones entorno el DID en 1994 se concretaban de nuevo a la Plaza de la Catedral y varios distritos de la ciudad abrían las puertas a «Danza en la plaza». Para la ocasión se repartió la llamada «carta al público», la que criticaba, una vez más, la falta de sensibilidad de las instituciones públicas y la inexistencia de una política a medio y largo plazo para la danza. A raíz de estas actividades se iniciaron dos nuevas: «Noches de claqué en Barcelona» y el programa radiofónico «Habla Danza» en Radio Desvern.

Desde 1994, la comisión «Por la Danza en el Liceo» promovió una serie de actividades y manifiestos (con más de 6.000 firmas de apoyo) que el 28 de enero de 1995 desembocaban en una de las movilizaciones más históricas por la danza en Cataluña, presidida por Aurora Pons, María de Ávila y Asunción Aguadé. Una performance de danza que se desarrolló desde Canaletas hasta el teatro, donde se pudieron ver coreografías de las compañías de Toni Mira y de Bebeto Cidra, así como la ya habitual actuación lírica a cargo de la Coordinadora de Entidades proLiceu. Finalmente, se escuchó el discurso de mano de Delfí Colomé y para el día siguiente se programó una gala en el SAT con la colaboración, entre otros, de María del Mar Bonet, Catherine Allard, Lola Greco y Antonio Márquez, Joan Boix, José Cruz, Avelina Argüelles y Cesc Gelabert.

Iniciativas truncadas

A lo largo de esta tres años, la asociación pasó por graves problemas económicos que hacían difícil se su funcionamiento. Se devolvió al funcionamiento de las Circulares en lugar de publicar el boletín de KOS y quedaron pendientes iniciativas como el deseado catálogo de coreógrafos.

Este panorama fue el motivo por el que varios de los miembros del Consejo renunciaron a su cargo a mediados de legislatura y quedó desierta la convocatoria de la candidatura de 1996. Sin embargo, cabe decir que durante estos años se trabajó duramente en la promoción de la danza. Asistía a ferias y congresos y se iniciaban contactos con emisoras de radio, televisión y revistas que pudieran fomentar la danza en diferentes medios de comunicación.

Plan de Fomento de la Danza

Sobreponiéndose a la inestabilidad de la época, se logró mantener con fuerza la Federación. Entre 1994 y 1996 se produjeron tres encuentros generales en el marco de Danza Valencia abordando diferentes problemáticas. Paralelamente y desde el INAEM elaboraba del «Plan de Fomento de la Danza» que contemplaba una reforma absoluta a todos niveles y planteaba una primera y real política a medio y largo plazo para la danza. Reflexionaba y aportaba medidas por el sistema educativo, la investigación, la creación, las condiciones sociales y fiscales, las ayudas, etc. Se trabajó conscientemente el documento con la participación de muchos profesionales del sector y a principios de 1995 fue presentado oficialmente. Desgraciadamente, el «Plan de Fomento de la Danza» no fue llevado a cabo.

En 1997 la entidad reestructuraba de nuevo su funcionamiento y se promovería la presentación de programas electorales de cara a las siguientes elecciones.

El número de socios llegó a más de 200 durante esta legislatura.

Elegida por 66 votos (más dos votos en contra y un voto en blanco), sobre un censo total de 164 socios, la tercera Junta Directiva la formaron, a 20 de octubre de 1993:

Presidenta: Montse Colomé Pujol

Consejo de Dirección:

Òscar Dasí

Amelia Boluda

Sumsi Salvatella

Sonia Klamburg

Madó Aris

Mireia Font

Gilberto Ruiz-Lang

Elisa Huertas Pantaleón

KOS, boletín informativo

Número 15

Número 16

Número 17